Europa necesita más industria y la industria necesita más a Europa

El día 9 de julio, la Cámara Oficial de Comercio de España en Bélgica y Luxemburgo organizó en Bruselas un almuerzo-debate con el Director General de la Dirección de Empresa e Industria de la Comisión Europea, Daniel Calleja, cuya intervención versó sobre “La reindustrialización de Europa”. El evento contó con el patrocinio de la empresa asociada Repsol.

00daniel-calleja-1En su intervención, el Director General expuso las principales líneas de actuación de la política industrial de la UE. En este sentido, la agenda estratégica de la Comisión viene marcada por cinco prioridades manifestadas por los Jefes de estado y de Gobierno de los diferentes Estados Miembros, a saber:

    1. Competitividad, crecimiento y empleo.
    1. Establecimiento de un mercado interior de Energía.
    1. Política de Inmigración.
    1. Relaciones políticas entre UE y Reino Unido.
    1. Tratado transatlántico con los Estados Unidos.

Cada uno de estos temas guarda una estrecha relación con la Dirección de Empresa e Industria, cuyo cometido es aspirar a un crecimiento social e industrial en Europa.

“Múltiples medidas y reformas adoptadas en los últimos años, resultan insuficientes sin una estrategia efectiva y real de crecimiento y de fomento a los proyectos industriales. La UE tiene que recuperar el atractivo para la inversión y esto se traduce en optimizar la actividad productiva de la eurozona”, señaló el Director General.

Desde la Comisión, se ha establecido como objetivo que la Industria represente un 20% del PIB de Europa para 2020. Daniel Calleja subrayó que la meta política es factible, pero se ha de prestar atención a la especial correlación entre la actividad industrial, la innovación, la internacionalización de las empresas y el empleo.  Se precisa una reorientación de toda la actividad de la Unión Europea.

00daniel-calleja-2El pasado mes de marzo, el Consejo Europeo ratificaba la estrategia diseñada por la Comisión y la invitaba a realizar una hoja de ruta completa, con medidas de alcance significativo fundamentadas en cuatro grandes pilares:

En primer lugar, un mejor acceso al mercado interior y exterior. En Europa una de cada cuatro empresas accede al mercado europeo y tan sólo, una de cada ocho, hacen lo propio fuera de las fronteras europeas. Los esfuerzos se concentran en la eliminación de barreras arancelarias y técnicas, la consolidación del mercado interior de servicios y la realización de nuevos negocios comerciales, entre ellos, el acuerdo de nueva generación con EE.UU, que llevaría a ambas potencias a conformar la zona comercial más importante del mundo.

En segundo lugar, facilitar a las empresas el acceso a los recursos: acceso a la financiación (Programa Horizonte 2020 y financiación regional); acceso a la energía, siendo necesaria la transparencia en los precios, una política común con países terceros y una interconexión más eficiente; el acceso a las materias primas siendo fundamental una mejora de la diplomacia económica y comercial y, por último, acceso a la formación, donde toman protagonismo los modelos de conexión dual.

La innovación supone el tercer pilar. A través del Programa Horizonte 2020, se pretende fomentar esa innovación y dar solución a uno de los principales inconvenientes de la Unión Europea como son los elevados gastos sociales. Este desafío pasa por reformar el estado de bienestar pero sin derribar nuestro modelo social.

El último pilar se centra en la creación de un clima de negocios favorable. En este sentido, se demanda la reducción de burocracia, más facilidades para la creación de empresas y el traspaso de negocios, así como el desarrollo de vocaciones empresariales.

Para finalizar su intervención, el Director General quiso transmitir un mensaje: “Europa necesita más industria y la industria necesita más a Europa”. En este sentido, argumentó que la Unión Europea, las asociaciones empresariales y las Cámaras de Comercio, deben cooperar para favorecer el crecimiento industrial.

Tras el turno de preguntas entre los asistentes, el Presidente tomó la palabra para agradecer a Daniel Calleja su intervención y colaboración con la Cámara, así como a la empresa Repsol por el patrocinio del acto.